Para realizar la micropigmentación se necesita un dermógrafo eléctrico que posibilitará los movimientos de vaivén necesarios para que las agujas conectadas introduzcan los gránulos de pigmento en el tejido dérmico.

Utilización del dermógrafo eléctrico

La técnica de micropigmentación debe ser muy exhaustiva en su implementeción y en el uso del dermógrafo eléctrico.

El primer paso es una desinfección minuciosa de la zona con solución desinfectante y la aplicación de una pomada de efecto calmante.

Después se empezará con la pigmentación punto a punto que consiste en introducir la aguja varias veces en el mismo sitio y así sucesivamente hasta completar todo el dibujo. La profundidad de penetración de la aguja debe estar entre 0,8 y 1,6 mm para evitar tatuajes permanentes.

El grosor final dependerá del número de veces que pasemos la aguja por el mismo sitio y de la velocidad con que lo hagamos. A mayor velocidad más fina es la línea.

Cuando queramos obtener un trazado más intenso, marcado y fino utilizaremos agujas de menos puntas, mientras que si deseamos un trazado espeso pero menos denso lo conseguiremos con agujas de mayor número de puntas.

Otras técnicas de micropigmentación: El Microblading

Otra técnica novedosa en cuanto a los maquillajes permanentes y la aplicación de pigmentos en la zona de las cejas es el microblading en cejas, una técnica muy poco agresiva y con unos resultados extraordinarios.

oferta maquillaje permanente